Inicio

Atlético De Madrid

El Atlético se gana el sueldo

Detrás de cada avance, repliegue o porfía del Atlético existe una liturgia medio invisible que las cámaras de televisión ya se han aburrido de recoger. Es la ceremonia de Simeone. Un rito del entrenador en la banda que dirige cada maniobra de su equipo. Si conduce el balón Filipe ya está el Cholo indicando cuál debe ser la continuación. Si atrapa la pelota un rival, ya va indicando a su jugador con generosa muestra de aspavientos dónde y cómo tiene que ganar la posición. Si su equipo aprieta y estrangula al enemigo con posesión del esférico, el técnico lo celebra y comparte puños en alto, rabioso.

Más allá de los gustos estéticos o de la capacidad para exprimir más o menos talento de una plantilla fabulosa, a Simeone no se le puede negar una virtud: lo deja todo cada tarde, aunque como ayer, el Atlético navegue en tierra de nadie por una Liga que ganó Messi.

Monumental enfado de Morata por una colleja del árbitro

Fue la acción surrealista del Eibar-Atlético. En los últimos minutos, ya con el gol de Lemar dando ventaja a los rojiblancos, el árbitro del partido, el manchego Arberola Rojas, aprovechó que Morata pasaba a su lado para dar un toque en el cogote al delantero rojiblanco.

A Morata la colleja del árbitro le sentó fatal, tanto que pasó los siguientes minutos abroncando al árbitro, que no quiso dar importancia a la acción de tocar a un jugador en mitad de un partido.

Con los ánimos calientes en el Atlético por la dura sanción a Diego Costa (ocho partidos por insultar a Gil Manzano en el partido ante el Barça), la colleja y posterior empujón de Alberola Rojas a Morata sentó a cuerno quemado.

Tanto protesto Morata que Alberola Rojas acabó sacando la tarjeta amarilla al delantera por sus protestas. Según el acta, por «formular observaciones» a una de sus decisiones.

Lemar estimula al Atlético

El Atlético no se limita a rellenar el formulario, poner ademán de funcionario y dejarse llevar. Compite y empuja, pese a que la Liga parece definida y no hay antídoto contra Messi. Se encontró un enemigo granítico, ese Éibar esencia de lo auténtico, y un portero fantástico, Dmitrovic. A ambos derribó un gol de Lemar, el fichaje en entredicho.

La Liga transita para el Atlético en zona de nadie, campo de minas sin motivaciones extra con más asuntos laterales propicios, como el caso Costa, para erosionar al equipo que para alzarlo por encima de una temporada frustrante. En el entrañable Ipurúa, solo tres partes del estadio en pie por obras en uno de los fondos, compareció el Atlético sin Griezmann, primera vez esta temporada ausente el francés por acumulación de tarjetas. Un dato para calibrar hasta dónde puede avanzar el equipo sin su referencia.

Costa provoca un terremoto en el Atlético

Aparentemente, Diego Costa llegó ayer a las instalaciones del Atlético de Madrid como si fuera un día cualquiera. Una jornada de entrenamiento más, aunque esta vez escondía un terremoto inesperado para el club. Porque el brasileño acudió con la decisión tomada de no salir al césped junto al resto de sus compañeros en represalia por el expediente sancionador abierto por el club el día anterior. Actitud que pilló a todos por sorpresa y que anticipa un final de temporada turbulento para el brasileño en el Atlético de Madrid.

Diego Costa se niega a entrenar tras el expediente sancionador que le abrió el Atlético

Diego Costa, delantero del Atlético de Madrid, acudió este jueves a la Ciudad Deportiva de Majadahonda, pero se negó a entrenar en el césped, tras la apertura el miércoles de un expediente sancionador por parte del club tras los ocho partidos de suspensión por su expulsión ante el Barcelona.

Según adelantó 'AS' y pudo confirmar después EFE, el futbolista acudió a la cita para el entrenamiento, estaba apto para entrenar y no se encuentra en la lista de bajas por lesión del equipo, pero tomó la determinación de no ejercitarse con el grupo, según pudo comprobar EFE durante todo el entrenamiento del Atlético.

Páginas

Suscribirse a Atlético De Madrid